Hollywood sigue siendo racista, sexista y moralista.

Hollywood sigue siendo racista, sexista y moralista.

 

Por Nancy Medina/@NanMedina25

 

No importando el incremento de la comunidad LGBTTI, el empoderamiento de la mujer y el aumento de leyes antidiscriminatorias en el mundo, Hollywood se empeña en seguir el modelo tradicional donde ser blanco, heterosexual y del género masculino te asegura un papel en cualquier filme, en pantalla y fuera de ésta.

Según una investigación realizada por la Universidad del Sur de California, a esta industria le falta tolerancia por la diversidad de género, racial y de preferencias sexuales, pues las cifras que arroja son alarmantes.

Tampoco han aprendido de lo ocurrido en la premiación 2015 del los Óscares, donde no se apoyó a sus colegas que no eran estadounidenses, la mayoría de l@s nomin@dos eran caucásic@s y no se le dio mayor relevancia a los discursos donde actrices buscaban abrir el diálogo para la igualdad en los salarios entre ellas y los hombres.

El terreno es el mismo, pues el año pasado solo el 31.4% de los personajes con diálogos fueron mujeres, cifra que disminuye en cintas animadas o de acción y aventura. Además de seguir el estereotipo de las actrices haciendo desnudos o luciendo sensuales.

Y ni qué decir de los escasos 32 filmes que fueron protagonizados o coprotagonizados por personalidades femeninas en 2015.

Esto no es todo, ya que del top 100 de películas, solo 17 de ellas, es decir un 12.2%, tenían presencia de personajes negros, el 5.3% contaban con latinos y solo un 3.9% fue de representación asiática.

La situación se agrava más cuando no hay diversidad ni delante de cámaras ni dentro del equipo que las crea, pues en 2015 solo ocho cintas fueron dirigidas por mujeres, cuatro por personas negras y seis por figuras de Asia. Así como la escasa participación de la comunidad LGBTTTI, que corresponde a menos del 1% de representación.

La situación es cada vez más preocupante, no solo en Hollywood, sino a nivel internacional, sin embargo mientras no se hagan nada al respecto desde adentro de una de las industrias más poderosas del cine, ¿cómo empezar un cambio en el sector?