A dos semanas de su boda secreta, la actriz desfiló por la alfombra roja de la premier de su película She’s Funny That Way en Los Ángeles y los flashes apuntaron no a su atuendo, un jumpsuit negro ni a su bronceado lunamielero en Bora Bora, sino al dedo anular de su mano izquierda donde lucía la argolla matrimonial de oro, con una banda de diamantes incrustados