Después del accidente de aviación sucedido en los Alpes franceses, en donde las investigaciones apuntan a que el copiloto alemán Andreas Lubitz habría derribado intencionalmente el Airbus A320 del vuelo 9535 de Germanwings, surgieron rápidamente similitudes con el capítulo de apertura de la película dirigida por Damian Szifron.

Similitud uno: De acuerdo con lo indagado, el Airbus A320 se estrelló cuando el piloto se encerró en la cabina, según se desprende de la información contenida en la caja negra, mientras el capitán golpeaba desde afuera la puerta y le exigía que lo dejase entrar. En la película, Gabriel Pasternak, el comisario de abordo, se encierra e impide el paso de la tripulación, aún a petición de su psicólogo, también en el avión.

Similitud dos. El copiloto acusado de tirar el avión, según informan, sufría depresión luego de haber terminado con su novia. En la ficción en el mismo vuelo viaja quien tuviese una reciente relación con Gabriel.

Similitud tres. En la tragedia de los Alpes, el copiloto no quiso abrir, la nave siguió perdiendo altura y terminó impactando en tierra. En la película Dario Grandinetti, quien interpreta a un crítico musical, se acomoda en el asiento de un avión y con el correr de los minutos, descubre que todos los pasajeros de la aeronave han tenido algo que ver con él.

¿Será?