@BeruHernandez

“Las horas muertas” es el título de la nueva película de Aarón Fernández, protagonizada por Kristyan Ferrer y Adriana Paz, así que Loft Cinema se lanzó a platicar con este director, y con los actores principales de esta hermosa cinta.

“Tenía ganas de una película diferente, venía de ‘Partes usadas’ una película muy urbana, así que quise salirme del DF y contar una historia un poco más pausada pero con personajes presentes”; aseguró Aarón, quien encontró la inspiración durante un viaje de trabajo en Costa Esmeralda, después de reparar en los moteles frente a la playa “estos motelitos me parecieron muy interesantes, espacios muy curiosos que son vistos incluso como lugares de mala fama, de encuentros ilícitos, pasajeros; entonces empecé a investigar, a escribir el guión, y luego encontré El lugar, sin el lugar la película no hubiera existido, fue un hallazgo increíble y continué escribiendo el guión sabiendo ya que iba a filmar allí. La idea surgió en Costa Esmeralda y nunca se me ocurrió buscar en otra costa, para mí tenía que ser ahí”.

IMG_9693

El director aseguró que Veracruz es un estado increíble, con gente hermosa, directa y muy libre, además claro que el clima tropical, y los paisajes son hermosos. “En el guión yo me imaginé un poquito más de sol pero nos llegó un cielo nublado que se estancó ahí durante las primeras 2 semanas, no podíamos parar de rodar así que empezamos así, pero al tercer día nos dimos cuenta que era el tiempo ideal, porque le daba este clima melancólico, entonces fue increíble, al final ya no queríamos que saliera el sol, cuando había un rayito nos metíamos a filmar interiores y esperábamos a que se nublara. Curiosamente la película empieza muy gris, solitaria, y al final sale el sol, surgió el cachito de sol”.

Por su parte los protagonistas nos contaron su experiencia al rodar esta historia que relata la vida de Miranda, una mujer entrada en los treinta que encuentra sentimientos en común con un joven de 17 años, Sebastián, situación que los lleva a entablar una relación más allá de la amistad.

“Yo quise contar esta historia porque es diferente, tiene un enfoque distinto y muestra un retrato de un Mexico diferente al que generalmente vemos en el cine, alejado de los estereotipos; quise poder ser esa esa mujer profesionista, independiente, que decide su vida, que elige estar sola, y aunque de pronto la soledad le llega, no hay drama por eso”. Afirmo Adriana, y agregó que aunque le gusta hacer todo tipo de papeles, y no tiene problema con ponerse trenzas para algún papel, las mujeres morenas no sólo están detrás de las labores domésticas, y existen otros papeles que pueden interpretar.

Kristyan nos compartió que aceptó el proyecto por tratarse de una premisa maravillosa, “un joven sin ninguna experiencia amorosa en el templo de la lujuria y la pasión para mí era maravilloso, era algo innovador, yo quería experimentar este cine un tanto contemplativo, y sin duda fue un gran acierto, es una película muy lírica. Es un personaje que es obligado a permanecer solo y sin que él se dé cuenta está pasando a una transición de joven a adulto”.

IMG_9690

Sobre la dificultad de rodar las escenas románticas de Miranda y Sebastián, los actores nos contaron que fueron secuencias muy cuidadas, pero que siempre hay un grado de dificultad “siempre que vas a hacer algo así te pones nerviosa; el hecho de que te desnudes ya es una dificultad, pero cuando tienes que compartir el desnudo con otro compañero desnudo, se vuelve todavía más complicado, además Kristyan era menor de edad; por suerte es un buen compañero, así que tratas de relajarte para que la escena se vea bien, sin duda me siento afortunada de trabajar con este equipo”. Declaró Adriana.

Esta película ha viajado alrededor del mundo ganando muchos premios, y finalmente llega a las grandes pantallas del DF y Veracruz, por lo que el director y los actores tienen buenas expectativas. Adriana exhortó a la gente para que se den la oportunidad de ver esta peli, “me gustaría invitarlos a que se den la oportunidad de ver esta historia, yo creo que se la pueden pasar muy bien y que les va a gustar mucho, van a salir de ahí con un buen sabor de boca porque van a ver a México y a mexicanos, morenos de piel oscura; el cine comercial es una parte del cine mexicano pero no es la única”.

“Tuvimos la fortuna de ir a otros países donde evidentemente es sorprendente nuestras cultura, nuestras mujeres, cómo nos divertimos, y aunque el DF es un reto, es muy importante que la gente la vea porque ahí vemos nuestros aciertos y nuestro errores”, dijo Kristyan, quien cerró esta charla asegurando que “al salir de esta peli te vas a sentir alivianado, identificado, y ¿Por qué no? Hasta enamorado.

Qué más necesitan, vale la pena ver una película tan cercana como “Las horas muertas” que en palabras de su director “te hace viajar, es como una pintura que estás viendo y que disfrutas. Es aire fresco”.

Las-horas-muertas-cartel