‘Ginger & Rosa’, plasma la vida de dos amigas adolescentes, sus emociones más íntimas, sus miedos y sueños.

 

 

 

 

 

 

 

 

Por @Damaris_Magenta
 
 
 
 
 
 
 
 

 

El ser humano atraviesa por muchas etapas en el transcurso de su vida, pero sin duda la más caótica es la adolescencia ya que se deja atrás la inocencia y simplicidad de la niñez para dar paso a un mundo repleto de incertidumbre, miedos, inseguridades y deseos que marcarán la conducta que caracterizará el resto de la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

La británica Sally Potter presenta  ‘Ginger & Rosa’, cinta en la que se plasma la vida de dos amigas adolescentes, sus emociones más íntimas, sus miedos y sueños, son retratadas a través de una elaborada puesta en escena, donde la  fotografía proyecta a la perfección la hermosura y fragilidad de sus protagonistas.

 

 

 

 

 

 

 

‘Ginger & Rosa’ está ambientada en el Londres de 1962, durante el periodo de la guerra fría, una época donde  la población estadounidense vivía en pánico por la inminente amenaza de una guerra nuclear. Ginger y Rosa son las mejores amigas desde el día en que nacieron, ambas desean un futuro distinto al de sus madres que ellas consideran aburrido y vacío.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pasan la mayor parte del tiempo juntas, son confidentes y descubren extasiadas  la nueva etapa de su vida, Rosa (Alice Englert), es católica y su mayor interés se encuentra en encontrar el amor verdadero y eterno por lo que su deseo sexual se manifiesta pronto. Ginger (Elle Fanning) por su parte, es agnóstica y su preocupación radica en el futuro de la humanidad bajo la amenaza nuclear y todo lo que se relaciona con política.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A medida que avanza la trama sus diferencias son más marcadas pero siguen compartiendo el hecho de que parten de familias disfuncionales, el padre de Rosa la abandono desde niña y Ginger vive la separación de sus padres, su amistad parece inquebrantable, hasta que un conflicto pone a prueba su deseo de ser amigas por siempre: El padre de Ginger tiene una relación con Rosa, lo que pone a Ginger en una situación confusa y dolorosa que cambiara el curso de todo.

 

 

 

 

 

 

 

‘Ginger & Rosa’ posiciona a Elle Fannig como una gran actriz que ha dejado de ser «la hermana de Dakota», deslumbra con su madurez en pantalla y luce como protagonista absoluta durante toda la trama.

La cinta estrena el fin de semana a la taquilla mexicana.