La historia de Rodrigo Plá, que estrena hoy viernes, refleja las emociones y problemas de convertirse en anciano; está nominada a seis premios Ariel.

 

 

 

Por Staff @LoftCinema

 

 

Para muchos, la tercera edad suena lejana, es una situación ‘de los demás’; para otros su acercamiento es total, pues conviven con ella constantemente ya sea porque sus seres queridos están en ella o porque quizá ellos mismos ya la viven, al final todo el mundo va hacia allá, la lidiará o la padecerá.

 

Y es que el drama inicia cuando el deterioro físico llega al grado de convertir al ser fuerte y robusto que vivió una hermosa juventud, en un ser dependiente que ahora necesita la ayuda de quienes más lo aman, de eso trata ‘La Demora’, cinta dirigida por Rodrigo Plá que hoy llega a las salas de cine de la ciudad.

 

“La Demora’ surge porque Laura (Santullo, guionista) lee un artículo en un periódico, donde se habla de gente de la tercera que está siendo abandonada en clínicas y plazas, entonces trata de colocarse en ese lugar donde alguien se ve obligado a hacer algo semejante y sorteando como ese primer perjuicio que surge, intenta como comprender a esa gente e imaginar las circunstancias para hacerlo, y escribe un cuento entrañable que se llama ‘La Espera’, en donde justamente narra este acontecimiento que al final inspira a la cinta”, menciona Rodrigo Plá en entrevista.

 

Las perspectivas que muestra son dos: la del padre y la de la hija, que se entrelazan en la crisis que provoca transitar hacia esta nueva situación, la llegada de la vejez.

 

“Optamos por una narrativa muy cercana a los personajes, esto es que desde la estructura el guión le da un espacio importante para conocer a esas personas”.

 

Los problemas a los que un anciano se enfrentan no son menores consigo mismo y si además debe aprender a vivir dependiendo de a quien él formó es aún más grave.

 

“Sin lugar a dudas, la temática es reflejo de nuestra propia experiencia de vida, me refiero, tenemos 40 años y preguntarnos sobre nuestra propia vejez y verla reflejada en cómo esto afecta las relaciones con nuestra propia familia, es lo que queríamos ahondar y compartir”, relata Plá.

 

La cinta que ha ganado premios en La Berlinale y tiene seis nominaciones al Ariel, es emotiva y cruda, un retrato fiel de la desesperación a la que se puede llegar por no saber cómo enfrentar los problemas de la tercera edad.