El Festival de Cine Independiente de Sundance ha sido el marco casual para el encuentro, entre el público y las cintas alusivas al porno en las que interviene James Franco

 

Por @LizOsorio_

 

Sexo, ataduras y pornografía es con lo que lidian, ‘Interior. Leather Bar’, ‘Kink’ y ‘Lovelace’, los tres filmes en los que participa el actor y cineasta, y que  serán exhibidas en la trigésima edición del  Festival de Sundance.

 

En ‘Lovelace’, Franco encarna a Hugh Hefner, el magnate de play boy. El filme plasma la vida de la estrella del clásico porno, ‘Garganta Profunda’, Linda Lovelace.

 

Mientras que en ‘Interior. Leather Bar’, codirigió, produjo y protagonizó, inspirado en los segmentos de la película de culto de William Friedkin ‘Cruising’ de 1980, clasificada como ‘R’ (menores de 17 años deben ir acompañados por un padre o representante adulto).

 

«Quise explorar el sexo real en el cine pero de un modo que no fuera pornográfico, sino más bien sobre el comportamiento: el acto como algo que revelaría a un personaje o una historia», explicó sobre la inspiración para «Interior. Leather Bar».

 

Y en ‘Kink’, se atrevió a explorar el sadomasoquismo, tratando de imitar el arte a través de la técnica, que le fascino a partir de que la exploró en las instalaciones de Kink.com.

 

«En Kink, lo que el público espera es que los actores realmente atraviesen el tipo de dolor que se les inflige. Y ni la gente que opera Kink ni los espectadores quieren ver nada falso, así que es un nuevo tipo de actuación. Es como arte performance».

 

Según el actor, el sexo en Sundance fue casual, que las tres películas se exhiban este año, fue sólo coincidencia.